Seguidores

lunes, 30 de abril de 2012

Después de pasado el temporal que azotó estos días las costas del Cantábrico, había que mover un poco el Itaca ya que sino la dirección se endurece al resecarse la grasa lubricante, ademas quería probar un artilugio que había comprado por internet para pescar. La oportunidad me parecía buena el domingo, pero cuando llegué al puerto arreciaba el viento del NW que añadía fuerza a las olas de mar de fondo que venían en la misma dirección.

Decidí poner rumbo hacia las aguas de la Playa de Otur, ya que si la cosa se ponía peor mejor es ir a favor del viento que no en contra. La verdad es que nada mas pasar la Punta del Focicón que está a la salida del puerto, me di cuenta que sin el Grumete -que esta vez decidió no acompañarme-, me costaría trabajo hacer las pruebas previstas ya que tenia que soltar el timón y navegar despacio mientras soltaba hilo, pero el viento y las olas enseguida me ponían la embarcación de costado dificultando las pruebas.

Alfin lo conseguí -no sin esfuerzo-, aunque me costó un par de enredos, así que viendo que el viento seguía aumentando decidí poner rumbo al puerto. Por lo menos pude disfrutar de los acantilados que van desde Punta Muyeres hasta la playa de Otur.


Faro de Luarca (Punta del Focicón)

Saliendo por la enfilación.

El cabo Busto al fondo


Punta Muyeres a babor


Acantilados


La mar y el viento no permitian una navegación tranquila.