Seguidores

miércoles, 4 de noviembre de 2015

El pasado lunes 2/11/2015 decidí salir a probar suerte a las lubinas, el mar estaba perfecto para ellas. El agua por la zona de Luarca tenía un color ideal ya que el mar de fondo estaba dando los últimos coletazos después de unos días de aguas agitadas, la ausencia de viento prometía cuando menos una navegación placentera.

Nada mas salir de puerto lancé el señuelo al agua, lo hice bajar hasta los ocho metros, fijé la velocidad en 2,5 nudos, ajusté el freno del carrete y me dispuse a bordear la costa en dirección a Cabo busto pasando por la playa de Canero.

Estos enclaves son buenos para la lubina y eso lo saben los profesionales mucho mejor que yo, así que enseguida encontré sus aparejos "piedra bola" largados en los sitios estratégicos. La verdad es que al no tenerlos señalizados hay que estar con los ojos bien abiertos sino queremos enganchar en ellos cuestión a veces muy difícil de evitar.

El caso es que no hubo ninguna picada a pesar de las condiciones tan buenas que presentaba el mar, saco en conclusión que cada vez hay menos lubinas sobre todo porque en esta época se reúnen en grandes bancos (supongo que para reproducirse) y cuando un pesquero tiene la suerte para él de  encontrarlas hace un gran negocio y a la vez causa un daño terrible para el futuro de la especie.

Véase sino esta noticia que no es un caso único y puntual sino que pasa todos los años y mas de una vez por suerte para ellos y desgracia del resto.

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/economia/2013/07/16/barco-cambados-captura-8600-kilos-lubina/0003_201307G16P33994.htm

Bueno a lo que vamos, ante la falta de lubis y para no ir de "vacío" para casa, preparé el equipo de fondo y me dispuse a sacar provecho a media docena de langostinos que se me había ocurrido llevar de cebo. El resultado es el del video, no me puedo quejar ya que disfruté de la brisa marina, el mecer de las olas, el olor a salitre y mientras surge otra ocasión para tentar a las "lobas" he matado el gusanillo y disfrutado del mar y de la vida. ¡Saludos!