Seguidores

miércoles, 25 de julio de 2012

Sin calamares

Nos preparamos para ver amanecer en el mar y de paso intentar llevarnos unos calamares a casa para la cena.

Lo primero lo conseguimos aunque no sin esfuerzo, ya que a las cuatro y media de la mañana el cuerpo pide posición horizontal. De lo segundo, o sea los calamares, ni la muestra conseguimos.

Decidimos cambiar de tercio y acercarnos a la costa a darle un poco al spinning. Vamos cambiando de un lado a otro hasta que una preciosa lubina sucumbió a los encantos Sébile Magic Swimmer FSK, que dicho de paso es fantástico.

lunes, 9 de julio de 2012

De nuevo a surcar los mares

El Itaca vuelve al mar. 


Aprovechando el fin de semana, el sábado el barco fue botado una vez realizadas las mejoras previstas.

Ahora con una nueva dirección hidráulica y acostumbrado a tirar como si estuviese haciendo pesas por la anterior que era de cable y estaba dura como un peñón, estoy bastante contento ya que para hacer las maniobras sobre todo en el puerto las puedo hacer sin esfuerzo y con precisión. 


Como se puede apreciar es una BayStar para motores fuera borda de hasta 150 cv, así que con 100 cv que tiene el Itaca está bien sobredimensionada.

También equipamos el Itaca con un piloto automático. Hay muchas ocasiones en las que voy solo de pesca y en esos caso se nota la falta de un marinero adicional (Segis o Tito), sobre todo cuando se pesca al currican y se engancha un pez, ya que al salir a la bañera para trabajarlo el barco queda sin control y siempre va para donde uno no quiere.

El piloto en cuestión es un Raymarine S1000. Me decidí por este modelo por varios motivos, el primero por la marca, ya que una experiencia positiva con Raymarine me confirmaba su seriedad y garantía. Para mas detalles, el Raymarine de la embarcación de mi hijo literalmente reventó, este piloto tenia mas de cuatro años y además no lo había comprado el directamente sino que venia con el barco cuando lo adquirió, pues bien, se puso en contacto con la casa y les explicó lo que le había pasado, le dijeron que efectivamente esos pilotos tenían un defecto de diseño, que lo desarmara y se lo enviase. En menos de diez días tenia un piloto totalmente nuevo y con los defectos corregidos.


El S1000 es inalámbrico y como se puede ver en la foto tiene un mando pequeño, que se puede poner en un soporte como el de la foto en la cabina, aunque viene con otro soporte adicional por si lo queremos poner en la bañera, ademas de una cinta para colgarlo del cuello a modo de collar o un enganche especial para llevarlo en un cinturón.

Su funcionamiento es sencillo, apunta hacia donde quieres ir y aprieta una tecla.  También tiene otras dos flechas para corregir rumbo a babor o estribor. Este será el método de uso que mas aprovecharé aunque también tiene la función de seguir una ruta que tengas marcada en el plotter. Otras funciones son navegar en zigzag, en círculo y en trébol.

Para mi lo mejor es que puedes salir a la bañera y desde ella controlar el barco.


Las pruebas y calibración las hicimos con un mar movido y un viento del oeste que empujaba con gana, siendo satisfactorias y de acuerdo a lo esperado. Como defecto que le encuentro, es que es bastante ruidoso en su funcionamiento, con buena mar las correcciones son menos por lo que el ruido también, pero con mala mar cada vez que corrige mete bastante ruido.

Aprovechando el izado se realizó el mantenimiento anual para que pueda tirar toda la campaña. Ahora a ver cuando podemos salir de pesca ya que antes tengo obligaciones domésticas prioritarias.







lunes, 2 de julio de 2012

Se hacen planes pero no siempre se pueden cumplir. Tenia unos días de vacaciones que pensaba aprovechar para ir de pesca, así que preparé los pertrechos llené el depósito de combustible y cuando estábamos maniobrando en el puerto, se rompió la dirección.

La verdad es que no estaba bien a pesar de que un mecánico la había revisado para mejorar su funcionamiento, tenia un punto de dureza que al forzar para pasarlo rompió el cable que ya estaría tocado. Al principio desilusión, luego siempre se piensa que mejor una avería en el puerto que no en la mar, donde habría que soltar el enganche y venir navegando moviendo el motor desde la popa.

Así que vamos a aprovechar para ponerle una dirección hidráulica, un piloto automático inalámbrico y de paso hacer la revisión anual al motor y casco. Ya se está en ello y enseguida podremos disfrutar del Itaca si el tiempo lo permite.