Seguidores

lunes, 2 de julio de 2012

Se hacen planes pero no siempre se pueden cumplir. Tenia unos días de vacaciones que pensaba aprovechar para ir de pesca, así que preparé los pertrechos llené el depósito de combustible y cuando estábamos maniobrando en el puerto, se rompió la dirección.

La verdad es que no estaba bien a pesar de que un mecánico la había revisado para mejorar su funcionamiento, tenia un punto de dureza que al forzar para pasarlo rompió el cable que ya estaría tocado. Al principio desilusión, luego siempre se piensa que mejor una avería en el puerto que no en la mar, donde habría que soltar el enganche y venir navegando moviendo el motor desde la popa.

Así que vamos a aprovechar para ponerle una dirección hidráulica, un piloto automático inalámbrico y de paso hacer la revisión anual al motor y casco. Ya se está en ello y enseguida podremos disfrutar del Itaca si el tiempo lo permite.