Seguidores

miércoles, 10 de abril de 2013

Lubinas mordisqueando una sepia


Ya que el viento fuerte y desagradable no invitaba a navegar estaba dando un paseo por el puerto cuando observé que una jibia de gran tamaño (unos 40 centímetros de caparazón) flotaba muerta balanceándose sobre las olas.

No debía llevar mucho tiempo muerta ya que su librea estaba totalmente coloreada y no blanca como se van quedando cuando pasa el tiempo. Menuda jibia me dije, es de las grandes...cuando observé que algo emergía del fondo y se acercaba a ella...

Tranquilamente y sin asustarse lo mas mínimo de mi presencia aparecieron dos hermosas lubinas que calculo tendrían de peso la mayor 3 kilos y la mas pequeña 2,5 kilos. Llegaban mordisqueaban los tentáculos un poco (no creo que se llevaran nada) tirando de ellos...marchaban...volvían al poco... y así estuvieron un gran pedazo de tiempo hasta que las gaviotas se percataron y decidieron participar en el festín y esas si que comieron sepia.