Seguidores

martes, 9 de octubre de 2012

De altura a bajura

Llevábamos unos cuantos días sin salir con el Itaca, así que este fin de semana planeamos una salida para ver si pescábamos algún calamar que este año de momento nosotros pescamos mas bien pocos. Segis me hace madrugar de lo lindo así que antes del amanecer ya estábamos fondeados en la marca y hay que decir que no éramos los primeros, ni los segundos ¡Como madruga el personal!

Estuvimos dale que te pego a los señuelos y en total sacamos cinco calamares, pero quien me viera el polar pensaría que había pescado cincuenta, lo digo porque un par de ellos me pusieron perdido de tinta y ya se sabe que no hay quien lo quite, creo que era la venganza suya por sacarlos llegó la tinta hasta el puesto de pilotaje en el interior de la cabina, por las colchonetas, cristales y no digamos la cubierta... en fin que se le va a hacer todo por la pesca.



Para no aburrirnos y en vista que ya había unos calamares para guisar y para unos bocadillos, decidimos ir un poco al currican y alternarlo con spinning en los sitios apropiados así que preparamos aparejos y ponemos rumbo a los nuevos pesqueros.

Va saliendo alguna lubina, la verdad no muy grande pero siempre con emocionante lucha, a veces en el primer lance de la puesta y otras cuando nos disponíamos a cambiar.


Al curri nos entra una combativa sierra que le toca a Segis sacar ¡Como tiran estos peces! no se cansan de pelear y dan guerra hasta meterlas en la sacadera.



Al final ya cansados de tanto dar manivela al carrete y de pasearnos por toda la costa decidimos que ya es suficiente para este modalidad eran cinco entre las que había una hermosa de cerca de tres kilos y una buena sierra. Cambiamos los aparejos para pescar a fondo ya que la sonda no paraba de marcar. Los sargos estaban esperando y alguna breca, pero ya cansados nos marchamos pues el cupo estaba completo y se nos metió un bando de brecas pequeñas y no queríamos hacer una escabechina con ellas.



En resumen una jornada entretenida y divertida ¡Lástima de polar, Conchi me va a acabar matando!